Vicente Ferrer Moncho

Una de las figuras más relevantes de nuestro época, Vicente Ferrer Moncho, falleció ayer, 19 de junio de 2009, en Anantapur, India, donde trabajó los últimos 40 años de su vida.
Visitar: Espacio en memoria de Vicente Ferrer
Página web Fundacion Vicente Ferrer
Obituarío en El País por David Cano Martínez, 21/06/2009: Vicente Ferrer: el economista intuitivo

14 de junio de 2009 Día Mundial del Donante de Sangre

La OMS eligió la fecha del 14 de junio para homenajear a los millones de personas que salvan vidas y mejoran la salud del prójimo donando su sangre. Durante el Día Mundial se insiste en la necesidad de donar sangre periódicamente para prevenir su eventual escasez en hospitales y clínicas, sobre todo en los países en desarrollo, donde se manejan cantidades pequeñas. De los 80 países con un bajo índice de donación de sangre (menos de 10 donaciones por cada mil personas), 79 son países en desarrollo.

Este evento anual tiene por principal objetivo motivar a más personas para que sean donantes de sangre, mostrando cómo trabajan los sistemas sanitarios y sus planificadores para lograr que las transfusiones de sangre sean seguras y estén al alcance de toda la población mundial.

Enlaces
Q&A: ¿Por qué es importante donar sangre?
Cruz Roja Española

Cando penso que te fuches

Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras.

Rosalía de Castro (“Follas novas” 1880)

Joaquín Sorolla en el Museo del Prado

Begoña y yo visitamos ayer la exposición que el Mueso del Prado dedica a Joaquín Sorolla, la figura más importante de la pintura española del cambio de siglo.

Joaquín Sorolla y Bastida (Valencia, 27 de febrero de 1863 – Cercedilla, 10 de agosto de 1923), fue el pintor español de mayor fama y prestigio de su tiempo. Entre los 102 lienzos reunidos, procedentes de museos y colecciones de todo el mundo, se incluyen todas las obras maestras del artista y aquellas que más fama le dieron, como La vuelta de la pesca (1894), procedente del Musée d’Orsay de París; Cosiendo la vela (1896), de la Galleria Internazionale d’Arte Moderna di Ca’Pesaro de Venecia; ¡Triste herencia! (1899) de la Colección Bancaja; Sol de la tarde (1903) de la Hispanic Society of America de Nueva York, obra que regresa por primera vez a España con motivo de esta exposición desde que fuera vendida a Nueva York por el propio artista; El fotógrafo Christian Franzen (1903) de la Colección Lorenzana; o Desnudo de Mujer (1902) y El bote blanco. Jávea (1905), ambas de colección particular. Como es lógico, la muestra cuenta también con los excepcionales ejemplos de la producción del artista conservados en el propio Museo del Prado, entre los que se incluyen ¡Aún dicen que el pescado es caro! (1894) o Chicos en la playa (1909). El Museo Sorolla contribuye además con un conjunto de catorce obras entre las que se incluyen algunas de las más representativas, como El baño del caballo (1909), Paseo a la orilla del mar (1909) y La bata rosa (1916). Junto a ellas se encuentran también los catorce paneles monumentales de la Visión de España pintados para la Hispanic Society of America de Nueva York traídos a España en el 2007, por Bancaja, entidad patrocinadora de la muestra.

La exposición sigue un orden cronológico; se inicia con El Pelleter, declarando la guerra a Napoleón (1884), obra que le permite a Sorolla viajar a Italia, pensionado por la Diputación Provincial de Valencia, para completar su formación. A su regreso a España se instala en Madrid donde concurre a las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes. Allí presenta algunas de sus pinturas de argumento social más conocidas ¡¡Otra Margarita!! (1892), ¡Aun dicen que el pescado es caro! (1894) y Trata de blancas (1895). No dejamos de admirar también Después del baño (1892).

La vuelta de la pesca (1894), presentado al Salón de París de 1895, supone el primer éxito internacional de Sorolla. Cosiendo la Vela (1896), en mi opinión una de las mejores obras de la exposición junto con La bata rosa, confirma el éxito anterior. Con ¡Triste herencia! (1899)consigue el ‘Gran Prix’ en la Exposición Universal de París en 1900 lo que supone para Sorolla su consagración definitiva y le convierte en el pintor español de mayor éxito de su tiempo.

Madre (1895 – 1900) representa la irrupción de una iconografía marcadamente intimista, ligada a aspectos privados de su vida, que comienzan a convertirse en imágenes habituales dentro de su obra hasta el final de su carrera. El espléndido Desnudo de mujer (1902) da paso a los cuadros, fundamentalmente retratos, que mejor reflejan la profunda huella que deja Velázquez en su obra.

El monumental Sol de la tarde (1903) representa el punto culminante de la madurez de su pintura. A partir de su éxito internacional, Sorolla disfruta de una completa libertad que se refleja en todos los aspectos de su obra. En el arte del retrato desarrolla unos prototipos absolutamente originales, empleando como modelos principales a los miembros más cercanos de su familia: Clotilde con traje negro (1906), María vestida de labradora valenciana (1906), Clotilde paseando en los jardines de La Granja (1907) y Antonio García en la playa (1909). De esta épcoa me gusta en particular La familia de don Rafael Errázuriz Urmeneta (1905) y Paseo del faro. Biarritz (1906).

Verano (1904) permite a Sorolla plasmar una de las escenas de baño en la playa más contundentes de ese momento de su producción. En este lienzo singular se funden la evocación estética de la estatuaria clásica con la voluntad de captar un instante del movimiento de las figuras a la orilla del mar. En torno a 1909 Sorolla realiza una serie de pinturas ambientadas todas ellas en el borde del mar, entre las que se encuentran algunas de sus obras más representativas: Idilio en el mar (1908), Saliendo del baño (1908), Paseo a la orilla del mar (1909), El baño del caballo (1909) y Chicos en la playa (1909). En su madurez encontramos sus obras más atrevidas, La siesta (1911) y El retrato de Louis Comfort Tiffany (1911). La culminación de su arte se encuentra en La bata rosa (1916), posiblemente su mejor obra en opinión del propio Sorolla.

En el piso superior podemos contemplar los catorce paneles de su Visión de España, pintados casi ininterrumpidamente entre 1911 y 1919. La última sala de esta misma planta alberga su colección de paisajes, entre las que merece la pena destacar La Caleta, Jávea (1898), Los contrabandistas (1919) y como epílogo Jardín de la Casa Sorolla (1920).

La exposición comentada por sus comisarios (video)

Esta exposición se puede complementar con una visita al Museo Sorolla en donde podemos ver del 12 de mayo al 13 de septiembre de 2009 la exposición ‘Sorolla y su idea de España’. Estudios preparatorios para la Hispanic Society of America.

Ficha técnica
26 de mayo – 6 de septiembre 2009
Comisarios: José Luis Díez, Jefe de Conservación de Pintura del Siglo XIX y Javier Barón, Jefe de Departamento de Pintura del Siglo XIX
Salas: Edificio Jerónimos A, B, C y D
Con el patrocinio de Bancaja